A lios con Wanda

El grupo inmobiliario Wanda, de origen chino, aumentó en el pasado 2015 sus ventas en un 19,1 por ciento. La compañía asiática obtuvo unos ingresos de 40.661 millones de euros y logró finalizar el año con unos activos de 26,321 millones de metros. Durante el pasado curso, la marca inauguró un total de 26 complejos Wanda Plaza, en los que se alternan espacios para salas de cines, centros comerciales y hoteles y hostales.
La maravillosa cifra de datos cosechados en 2015 propició que el gigante inmobiliario chino cumpliera sus objetivos en un 109,3 por ciento de lo que tenía previsto. Los activos totales de la compañía pasan a estar ahora en torno a 88.845 millones de euros, lo que supone un 20,9 por ciento más de lo que poseía en el año 2014.
Parece que no hay quien detenga la expansión de Wanda, centrado en construir proyectos residenciales, complejos de hoteles, y centro culturales y de comercio, pero también abierto a invertir en el sector cinematográfico y en el sanitario. En el deporte se abre otra vía de crecimiento para el grupo chino, que ya dispone de parte del control del Atlético de Madrid, con un 20 por ciento bajo su propiedad.
wandaSus filiales también continúan en pleno auge: Grupo Wanda de Industrias Culturales, que tiene bajo su poder 292 cines y 2.557 salas de proyección, logró un crecimiento cercano al 46 por ciento, con unos ingresos de 7.185 millones de euros; por su parte, Grupo Wanda Finanzas recaudó también 2.927 millones de euros.
En medio de esta corriente de constantes buenas noticias, la compañía Wanda ha afirmado que cerrará sus oficinas en Madrid y que abandonará el proyecto que tenía pensado para el Edificio España. El desmantelamiento del espacio se llevará a cabo de forma progresiva y tiene como detonante las trabas y las medidas de seguridad, conservación y viabilidad planteadas por el Ayuntamiento de la Villa de Madrid.