Crea el espacio ideal para el estudio en tu propia casa

Si hay algo que en el mundo nadie puede dudar es la importancia que la educación ostenta para el progreso de las sociedades y de la humanidad per se. ¿Qué sería de nosotros ahora mismo sin estudiosos como Leonardo Da Vinci, Albert Einstein o Isaac Newton? Sin la ciencia y sin los científicos, en efecto, la raza humana sería tan primitiva como un elefante. En esencia, es por esa razón que en cada hogar del planeta Tierra debe existir un espacio propicio para la educación, para el estudio y la formación de nuevas ideas.

Quizás no todos en una familia tengan afición por el aprender y muy probablemente ninguno esté destinado a descubrir y crear conceptos científicos que hagan evolucionar a la humanidad en el mañana, pero mantener un espacio ex profeso para la educación en tu casa es vital para criar a una familia sana con una cultura basada en valores morales magnánimos. Por consiguiente, a continuación, veremos qué debe tener un espacio de estudio para que puedas tú mismo armarlo en tu hogar.

Haz una biblioteca doméstica

Para que te des una idea, el espacio de estudio de un hogar es básicamente una emulación a pequeña escala de una biblioteca, por lo tanto, lo importante es que sea un espacio tranquilo, sin mucho ruido y con muchos recursos literarios para cultivar el conocimiento. No necesariamente debe ser un espacio amplio, pero sí necesariamente debe tener algunos libros de ciencia y cultura general para estimular el aprendizaje con las herramientas básicas.

El color

Los colores ruidosos, intensos o estridentes son sencillamente una distracción y una desconcentración para las personas que tratan de estudiar, por ende, siempre es recomendable pintar tus espacios de estudio con paletas suaves de colores pasteles. Recuerda que los colores claros no sólo no son distractores, sino también provocan una ilusa amplitud que pone a volar la imaginación del pensamiento.

La luminosidad

Aunque no es un factor tan incidente como el color, se sugiere que los espacios destinados para el estudio tengan una cantidad de luz apropiada para no interferir con los procesos de lectura. Una luminosidad muy opaca creará una sensación capciosa, mientras que los ambientes fulgurosos provocan irritación mental.

Los muebles

Ha de ser lo más básico posible: con un escritorio o mesa de considerable tamaño y una cómoda silla o sofá bastará. Eso sí, a la par de la mini-biblioteca, resulta interesante que el espacio de estudio esté dotado con una computadora con internet para que actúe como la fuente de la información y la herramienta de investigación requerida al momento de estudiar un tema en específico.

No olvides descansar

Así como los músculos se agotan de tanto ejercicio físico, el cerebro también lo hace de tanto estudiar, por ende, no es nada saludable que pases mucho tiempo en la sala de estudio porque terminarás padeciendo una fatiga cognitiva que te impedirá obtener un aprendizaje óptimo. Dormir una siesta, ver una película o jugar un videojuego luego de que terminas de estudiar es bastante recomendable para restablecer las ganas de aprender.

Privacidad y protección

Por último también resulta interesante proteger este espacio de tu casa con una cerradura simple, la cual puede ser instalada por la excelente empresa Cerrajero, para incrementar la privacidad del espacio de estudio en los momentos en que estés estudiando intensamente.