¡Descubre los tipos de hipoteca que hay en España!

En España hay diversos tipos de préstamos e hipotecas a los que puedes acceder cuando vas a una institución financiera. Es importante conocerlos un poco de antemano para evitar complicaciones con términos complicados que puedas oír.

Las hipotecas se pueden clasificar según distintos aspectos en los elementos que las compongan, como pueden ser:

Según su tipo de tasa de interés:

  • Hipotecas con Tasa de Interés Fija: Como indica su nombre, la tasa de interés no cambia durante todo el plazo de la hipoteca, y la cuota se mantiene fija. Esto puede actuar a tu conveniencia si la tasa es lo suficientemente baja como para realizar pagos durante varios años.
  • Hipotecas con Tasa de Interés Variable: Las cuotas que se pagan cada mes se mantienen constantes durante periodos de revisión, variando según la referencia de la hipoteca al revisar el interés. Este es el tipo de préstamo más común de España.
  • Hipotecas con Tasa de Interés Mixta: Es una mezcla de los dos anteriores, con un porcentaje de la tasa fija y el resto pudiendo variar según algún referencial, que por lo general es el Euribor.

Según la cuota:

  • Cuota Constante: Esta es la más común, se conserva constante en el plazo de revisión del interés, recalculando la cuota cada seis meses o cada año. La cuota está compuesta por una porción de interés y otra de amortización, que es la que va disminuyendo el capital por pagar de parte de cerrajeros Bilbao.
  • Cuota Blindada: Esta cuota se mantiene fija así la tasa de interés varíe. En caso de que la tasa de interés se incremente, lo que aumenta es el periodo de tiempo para pagar y viceversa.
  • Cuota Final: Aquí, una porción de la deuda es pagada durante la cuota final (encima de un 30%). Las cuotas terminan siendo inferiores a otras modalidades, pero se cancelan muchísimos más intereses. Se debe tomar en cuenta ahorrar suficiente dinero para cancelar la cuota final para finiquitar la deuda.
  • Interest Only: Con este tipo de hipoteca, la totalidad de las cuotas que canceles van dirigidas a cancelar el interés. Al final del préstamo, se sigue debiendo el capital del inicio, teniendo la obligación de cancelarla o de vender la propiedad antes.
  • Cuota Creciente: Aquí la cuota crece un pequeño porcentaje fijo todos los años.

Según las personas a quien va dirigida:

  • Jóvenes: Están dirigidas a clientes menores de 30 (Pueden ser 35) años, tiene algunas ventajas en las condiciones del financiamiento.
  • No-Residentes: Para personas que tienen residencias en España sin vivir ahí como tal, tiene exigencias un tanto estrictas para la aprobación de la hipoteca.
  • Colectivos: Son hipotecas para empleados de grandes empresas como aerolíneas, por ejemplo.

Según el inmueble:

  • Inmuebles de Bancos: Es cuando el inmueble procede de una adjudicación hecha por el banco, sea por subasta o resultado de un fallo en el pago del cliente.
  • VPO (Vivienda de Protección Oficial): Lo particular de esto es que estas viviendas no pueden venderse según el precio establecido en el mercado, sino el valor legal de esta.
  • Suelos: Es para financiamiento sobre terrenos con finalidad de hacer una obra en él.
  • Primera Residencia: Es el tipo de préstamo con menor cantidad de trabas.
  • Segunda Residencia: Esto aplica en caso de que ya el solicitante tenga una vivienda familiar propia. Cabe la posibilidad de hipotecar ambos inmuebles.

Según la naturaleza de la hipoteca:

  • Subrogación – Promotor: Aquí se asume el préstamo otorgado al promotor que vende la obra.
  • Subrogación – Acreedor: Es cuando se mejoran los estatutos del financiamiento al cambiarlo de institución financiera.
  • Reunificación: Es cuando se reunifican las deudas y se paga una cuota que sume las deudas antiguas.
  • Divisas/Multidivisas: Es un tipo de financiamiento bastante complicado, para gente que conoce bien las fluctuaciones de las monedas extranjeras, puede favorecer o perjudicar según el tipo de cambio.