freeDôm

Para acercarnos a la naturaleza empresarial de la ingeniera inmobiliaria a través un caso paradigmático, tal vez hablar de la compañía freeDôm será una idea acertada. Esta firma se ocupa de dar respuesta a consultas técnicas y análisis exhaustivos sobre nuevos modelos de vivienda, de completar auditorias energéticas o de llevar a cabo proyectos de automatización, de instalaciones de electricidad, de telecomunicaciones o de infraestructuras comunes domésticas.

Pero uno de los secretos de la marca reside en el iDôm, que no es otra cosa que un sistema de domótica que funciona con sólo seleccionar la opción pertinente con la yema del dedo. Y es que entre las virtudes del iDôm se encuentra la de acercar la gestión autónoma de las casas al gran público merced a un plácido y cómodo mecanismo táctil.

Es decir, todos los dispositivos de la casa que se encuentren vinculados al funcionamiento de esta plataforma se regirán por lo que el usuario ordene desde un punto fijo de la casa. Así de fácil, sin necesidad de poner en marcho los interfaces gráficos de control de la casa, que tan caros suelen salir para el usuario. Además, por medio del iDôm es posible saber en todo momento qué clase de gasto de energía está llevando a cabo la vivienda; para ello, basta con integrar un módulo que mida el consumo que se va produciendo.

Hay que tener presente cómo iDôm ha sabido trabajar con las últimas tecnologías del sector de la automatización doméstica, con el control industrial más avanzado y con sistemas de control tan exigentes como los son Dali, Lonworks o KNX. Internet, es decir, una simple conexión con wi-fi, bastará al usuario para llevar a cabo el mantenimiento de la instalación y para actualizar la plataforma. Por tanto, es de recibo tener en cuenta la labor realizada por freeDôm para mirar al futuro con garantías y con una base solida sobre la que seguir innovando.