Mantenimiento de las tuberías en el hogar

Una de las cosas más indeseadas en los hogares son los atascos en las tuberías. Afortunadamente siguiendo algunas recomendaciones y adoptando algunas medidas de prevención  es posible mantenerlas limpias evitando así los inconvenientes que las obstrucciones acarrean.

La principal medida para mantener a  salvo las tuberías es tomar consciencia acerca de las causas que generalmente ocasionan las obstrucciones y como evitarlas o disminuirlas. A continuación se enumeran los principales causantes de los atascos:

  • verter grasa en el fregadero, ya que al acumularse en las paredes de la tubería son la razón de la mayoría de los atascos en la cocina.
  • botar cera caliente, pinturas y disolventes, ya que al secarse se convertirán en un tapón que impide el desagüe
  • lanzar toallas sanitarias, tampones, pañales, condones, hilo dental, servilletas, bastones de algodón o toallitas refrescantes por el inodoro, ya que al no estar elaborados con degradables se convertirán en una obstrucción en el drenaje.
  • botar las colillas de cigarrillo en el inodoro, pues estas no se degradan tan rápidamente, especialmente el filtro por lo que con seguridad se convertirán en la razón de un atasco en el futuro.
  • los pequeños suelen botar juguetes por el desagüe, aunque no lo crea en muchas de las ocasiones en las que los fontaneros acuden a realizar desatascos, son los zapatitos de las muñecas o un pequeño carrito los responsables.
  • botar las pegatinas de los frascos de alimentos y de las frutas en el desagüe del fregadero, estas no se degradan y con los restos de pega pueden ir agrupándose con otros residuos y eventualmente convertirse en una obstrucción.
  • Los restos de jabón, lavavajillas, champú y enjuagues de cabello.
  • El pelo

La mayoría de las cosas listadas son fáciles de evitar, sin embargo en el caso de los productos de higiene corporal y del pelo tan solo es posible reducir sus efectos siguiendo los consejos siguientes:

  1. Cepille su cabello antes de tomar una ducha, de esta manera el pelo suelto quedará en el cepillo y no irá a parar a la tubería.
  2. No bañe a sus mascotas en la ducha o bañera. Si no tiene patio o jardín, entonces coloque una toalla para que recoja los pelos del animal.
  3. Mantenga los tapones de los baños libres de pelos.
  4. Disminuya en lo posible el uso del jabón y de detergentes.

Tomando estas precauciones se tiene la mitad del camino andado para eliminar los problemas con los desagües, pero si además se siguen algunas recomendaciones para mantenerlos limpios, es probable que la visita del fontanero no sea tan frecuente. Esta actividad no tomará mucho tiempo y nos permitirá ahorrar un buen dinero y garantizar la eficiencia de las tuberías del hogar.

  • Colocar mallas en los desagües, especialmente en los del fregadero, el lavabo,  la bañera y/o la ducha.
  • Limpiar los desagües del lavabo y la ducha o bañera una vez por semana para mantenerlos libres de restos de jabón y pelos.
  • Limpiar la malla del fregadero para mantenerla libre de residuos de alimentos.
  • Semanalmente verter una olla de agua hirviendo por el desagüe para mantener las tuberías limpias.
  • Periódicamente preparar una mezcla de media taza de vinagre blanco con media taza de levadura y verterla en el desagüe, esta mezcla diluirá la grasa y otros restos de jabón y además eliminará los malos olores en los desagües.

Aun cuando se tomen todas  estas precauciones, eventualmente algo podrá ocurrir y será necesario llamar al fontanero, en estos casos es conveniente tener a mano el teléfono de la empresa de desatascos de confianza.